El equipo de la Unidad de Cribado de Cáncer junto con investigadores de la Unidad de Biomarcadores y Susceptibilidad de l’Institut Català d’Oncologia han evidenciado el beneficio de participar en la cribado poblacional de cáncer colorrectal con la prueba de sangre oculta en heces en l’Hospitalet de Llobregat y l’Alt Penedès. Esta prueba permite analizar si a las heces hay una cantidad sangre que no se aprecia a simple vista. Participar en el programa de cribado se ha asociado con una reducción de la mortalidad por cáncer colorrectal en hombres y mujeres de 50 a 69 años. La realización de pruebas periódicas permite detectar lesiones al colon y recto que se podan malignitzar o bien detectar cánceres en estadios precoces.

El estudio pone de relieve una disminución de la mortalidad en el grupo de participantes a la cribado en comparación con aquellos individuos que fueron invitados a participar pero nunca se hicieron la prueba de sangre oculta en heces (mortalidad del 20% en participantes frente a 36% de los no participantes).

A pesar de esto, la prueba de sangre oculta no es una prueba perfecta y puede dar un resultado falso negativo, Los tumores que no se detectan con las pruebas de cribado se conocen como cánceres de intervalo y se diagnostican después de un resultado negativo en el episodio de cribado pero antes de la siguiente invitación del programa de detección temprana de cáncer. Por lo tanto, hay que acudir al médico cuando aparezca un síntoma aunque recientemente hayamos obtenido un resultado negativo a la prueba de sangre oculta en heces.

Más información:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34191813/

No Comment

Comments are closed.