Tabaco y COVID-19: ¿amistades peligrosas? fue el título del seminario web organizado por la Unidad de Control del Tabaco del Instituto Catalán de Oncología, centro colaborador de la OMS que tuvo lugar el pasado 30 d‘abril con la asistencia de 450 personas.

Vídeo del seminario online

Conclusiones

La primera ponencia fue a cargo del Dr. Joan B Soriano, médico epidemiólogo del servicio de neumología del Hospital Universitario de la Princesa de Madrid, que versó sobre las hipótesis biológicas en relación con el papel de la nicotina en el COVID-19. Los datos y conclusiones que se desprendieron de su explicación fueron las siguientes:

  • Parece que el receptor ECA-2 es clave en la respuesta inmune, está relacionado con la nicotina y sirve de anclaje del SARS-CoV-2019 (con evidencia traslacional).
  • Tenemos que estar alerta puesto que la mayoría de informaciones en la prensa, tanto escrita como online, que relacionan el tabaco o el humo del tabaco con el COVID-19 son interesadas y se tiene que tener siempre una visión crítica de esta información. Existe una estrategia para eliminar aspectos científicos en el debate sobre el tabaquismo, y así sembrar la duda. Con esto se generan titulares en los medios de comunicación que confunden a la población.
  • Fumar es malo, fumar con COVID-19 es todavía peor. Según la evidencia científica, el riesgo de mayor gravedad o de ingresar en la UCI por COVID-19 es el doble en fumadores que en no fumadores.
  • El número de artículos científicos publicados durante los últimos 3 meses que hablan sobre COVID-19 es superior a los siete mil y sobre COVID-19 y tabaquismo o tabaco son unos 30 artículos.

La segunda ponencia la realizó el Dr. Esteve Fernández, Director del Departamento de Epidemiología y Prevención del Cáncer y Centro colaborador de la OMS para el Control del Tabaco del Instituto Catalán de Oncología, Profesor de medicina preventiva y salud pública en la Universitat de Barcelona y coordinador de la Red Catalana de Hospitales sin Humo. Las conclusiones más destacadas sobre tabaco e infección por SARS-CoV-2 que apuntó el Dr. Fernández fueron:

  • La evidencia epidemiológica sobre la asociación del tabaco como factor protector o de riesgo con la infección por SARS-CoV-2 es inadecuada.
  • Los estudios clínico-epidemiológicos a fecha de hoy sobre el “riesgo” de infección por SARS-CoV-2 presentan importantes limitaciones metodológicas.
  • Los fumadores y ex-fumadores tienen más riesgo de infecciones bacterianas y víricas, incluyendo MERS-CoV y SARS-CoV.
  • Las conclusiones más destacadas sobre tabaco y gravedad de la COVID-19 (progresión de la dolencia) fueron:
    • Los estudios clínico-epidemiológicos hechos hasta ahora sobre la progresión del COVID-19 presentan algunas limitaciones metodológicas.
    • La asociación del tabaco como factor de progresión del COVID-19 es consistente y fuerte a pesar de que la evidencia de causalidad es limitada.
    • Se remarca la importancia de registrar el estatus de fumador a los pacientes con COVID-19.

Posteriormente, la presentación fue a cargo de la Dra. Carmen Cabezas, Subdirectora general de promoción de la Salud de la Agencia de Salud Pública del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña. La presentación se centró en la atención a la persona fumadora en tiempo de COVID, y se destacaron los siguientes aspectos:

  • Entre los servicios esenciales que destaca la OMS a mantener en época de pandemia concentra la atención sanitaria en todo aquello que no se pueda atrasar, dejar de hacer atención presencial y concentrarse en el COVID-19.
  • El 45% de profesionales sanitarios de primaria consultados durante la primera semana a través de una encuesta dicen haber realizado intervención en tabaquismo, lo que más han hecho ha sido seguimiento de pacientes en proceso de cese (90%), el 42% han hecho intervención oportunista y el 33% han iniciado nuevo tratamiento para dejar de fumar. Dos terceras partes de los profesionales sanitarios hablan de tabaco cuando hacen el seguimiento del COVID-19 con sus pacientes.
  • El artículo que concluye que la nicotina es buena por la COVID19 ha sido la excusa perfecta de muchas personas que fuman para seguir fumando.
  • La introducción del tratamiento farmacológico entre los medicamentos financiados por el sistema nacional de salud había hecho que hubieran muchos tratamientos en marcha y ha hecho que algunos pacientes hayan llamado para alargar la prescripción y ralizar alguna consulta.
  • Hay profesionales que piensan que la emergencia emocional asociada con el COVID19 es prioritaria frente a la intervención en tabaquismo. Otros creen que se tendría que impulsar que el abordaje del tabaquismo fuera prioritario desde las direcciones de los centros sanitarios.

Como resumen, la Dra. Cabezas destacó que: La pandemia del COVID-19 ha supuesto un estrés sin precedentes tanto para la sociedad como para el sistema sanitario, que ha tenido que reorganizarse y centrarse en unos servicios esenciales inmediatos. A pesar de esta situación estresante y la sobrecarga de trabajo, un porcentaje importante de profesionales ha estado capaces de seguir ayudando a dejar de fumar sobre todo a nivel telefónico y haciendo seguimiento. Aún así, se tendrá que recuperar el tiempo perdido en prevención.

La última presentación fue a cargo del Dr. Joan Lozano, Gerente de la Fundación de Atención Primaria de la CAMFiC y Coordinador del PUÑADO de CAMFiC. El Dr. Lozano expuso qué se está haciendo a nivel de la Atención a la persona fumadora en tiempo de COVID-19 desde varios ámbitos.

Desde el inicio de la situación de confinamiento, desde la Red de primaria y hospitales sin humo y la Agencia de salud pública, se hizo el planteamiento de utilizar herramientas para ayudar a dejar de fumar a aquellas personas que lo requirieran. El servicio que se está ofreciendo a las personas que quieren dejar de fumar cuenta con 15 profesionales sanitarios: médicos, enfermeras y psicólogos que contactan con los usuarios mediante correo electrónico.

Los recursos que se están utilizando son: una guía interactiva para dejar de fumar, la guía de ayuda para dejar de fumar en 4 pasos del PAPSF y la App “Se acabó” de SEDET.

Para dar a conocer este servicio se hizo uso de las redes sociales, se realizó una nota de prensa y se hicieron varias entrevistas en los medios (radio y prensa escrita y digital). La mayoría de la demanda empezó el 1 de abril. Desde entonces, han habido 44 consultas, el 70% su mujeres y el 41% de las consultas realizan seguimiento. El contenido de los correos mayoritariamente son con contenido para ayudar a encontrar la motivación
para dejar de fumar, documentos informativos y con tareas a realizar y correos proactivos preguntando como siguen el proceso.

Comentar finalmente que los comentarios de los participantes en este primer seminario web han estado de agradecimiento y han mostrado ganas de participar al siguiente seminario en linea que se realice.

Acceso a las diapositivas de los ponentes y al vídeo del seminario

No Comment

Comments are closed.